top of page

Usos del suelo ideales, según las necesidades de los proyectos

Actualizado: 16 jun 2023

Existen diferentes usos del suelo que se pueden aprovechar para la planificación urbana. Pero ¡no todos los suelos son iguales! En realidad, es importante tener en cuenta aspectos como la sostenibilidad ambiental, los factores urbanos o los relacionados con el tipo de proyecto que se quiere desarrollar.


Por eso, si ya te has interesado en temáticas como la eficiencia energética en las obras civiles, sigue leyendo.


¿Cuáles son los usos del suelo que se pueden utilizar en la planificación urbana?


A continuación, te mostramos los usos del suelo útiles para planificar proyectos relacionados con el urbanismo:


Residencial

Empezamos por los residenciales, es decir, aquellos destinados a vivienda. Son proyectos urbanos donde hay que considerar que se utilizarán para construir casas para la población. Los suelos más utilizados son los urbanizables, los rústicos y los urbanos consolidados.


Los suelos urbanos consolidados son la opción más atractiva, donde hay una alta densidad poblacional con servicios y equipamiento urbano; y, los urbanizables son los que están en las áreas urbanas donde todavía no existe un amplio desarrollo, pero podría suceder en el futuro cercano. En cambio, los rústicos suelen aplicar para las construcciones unifamiliares aisladas.

Para elegir los usos del suelo hay que tener en cuenta la densidad poblacional y los servicios que hay en la zona. Por ejemplo, las zonas residenciales con amplia densidad necesitarán suelos urbanizables o consolidados. Por otro lado, las zonas residenciales con baja densidad pueden usar suelos rústicos.


Industrial, económico y servicio o terciario

El uso industrial se refiere a las áreas de la ciudad destinadas para la actividad empresarial. Aquí hay proyectos urbanos que necesitan tener en cuenta la capacidad de la zona para soportar la actividad industrial, como los parques empresariales o almacenes. Además, hay que prestar atención a la contaminación porque podría ser alta.


Se pueden usar los suelos rústicos que permiten una mayor resistencia en caso de tener maquinaria pesada. Respecto a los económicos, están destinados a actividades comerciales y empresariales, pero no fabriles. No se permite que el uso industrial del suelo esté cerca de zonas de vivienda por seguridad.


Respecto a los usos del suelo sobre los servicios, se pueden utilizar para construir y mantener zonas comerciales o lugares de ocio, como las oficinas, turismo o centros terciarios. Los suelos urbanizables son la mejor opción para este caso, pero también los rústicos, siempre que se cuente con las autorizaciones gubernamentales.


Equipamiento y espacios libres

El equipamiento está relacionado con la salud, la educación y la cultura. Aquí también están los espacios deportivos (estadios) y las entidades públicas. Los suelos urbanizables sirven para los edificios públicos, como los hospitales y las escuelas. Por eso, se recomienda usarlos, dado que garantizan seguridad en zonas sensibles.


Hay una subcategoría respecto de la anterior y es la de espacios libres. Como su nombre lo indica, son entornos abiertos para el disfrute de las personas, como parques o áreas verdes. Pueden ser públicos o privados. Los usos del suelo urbano o rústico son los más recomendados.


Transporte, dotaciones e infraestructura

El suelo se puede utilizar para facilitar el movimiento de los peatones y de los vehículos motorizados. Pueden ser vías públicas, como calles, avenidas o caminos. También garajes o transportes ferroviarios. Los suelos urbanizables suelen ser la alternativa adecuada para garantizar la durabilidad.


No suele haber diferencias para infraestructuras públicas, como los puentes que requieren de cuidados y recomendaciones similares. Lo mismo pasa con las dotaciones, que son otros usos que pueden darse en el área de transporte.


Usos del suelo: mixtos

A veces, es posible combinar diferentes usos en un mismo espacio. Esto es lo que sucede cuando se realizan distintas actividades en un mismo lugar. Por ejemplo, en un mismo sitio pueden convivir zonas comerciales, viviendas, oficinas y espacios de entretenimiento con un uso mixto.


Esto es lo que pasa en los edificios comerciales que comparten terreno con espacios verdes, oficinas o hasta viviendas. De todos modos, potencialmente, siempre es conveniente que cada suelo se use con base en su capacidad productiva, delimitando cada área en función de lo que más convenga.


Recuerda: la elección del suelo dependerá de las características del terreno, de la normativa urbanística vigente y de la propia decisión de los profesionales a cargo del proyecto. Aspectos como la sostenibilidad, la accesibilidad, la integración con el entorno y la comodidad deben ser contemplados en la decisión.


Ahora que conoces los diferentes usos del suelo que se pueden utilizar en la planificación urbana sabrás que es necesario contemplar las variables descritas para definir la usabilidad del terreno. Si contemplas toda esta información, podrás sacarle provecho a las áreas urbanas. ¡No dudes en incorporar estos consejos a tus proyectos!


 

No te pierdas ninguna actualización sobre nuestro contenido en el blog y en redes sociales.


Encuéntranos como:

Regístrate en nuestro sitio web y comenta en nuestras publicaciones, nuestro equipo de expertos quiere hablar contigo y asesorarte.

25 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page