top of page

Ahorrar energía construyendo con fuentes de energía renovables

Actualizado: 11 abr 2023

¿Te interesa saber cómo se puede ahorrar energía en las edificaciones utilizando fuentes de energía renovable? Aquí te lo explicamos y te damos algunas claves sobre la arquitectura bioclimática y sus técnicas de diseño y construcción.


El consumo de energía en la arquitectura, la construcción y el diseño


En América Latina los edificios residenciales son responsables de la mayor parte del consumo energético. Utilizan energía para la climatización, el calentamiento del agua, cocinar, etc.


Por otro lado, las edificaciones son responsables de una cantidad importante de emisiones de CO2 y sustancias dañinas para la capa de ozono. Por todo esto, hablar de eficiencia energética y ahorrar energía en las construcciones es fundamental para mitigar el impacto del cambio climático.


Según la Agencia Internacional de Energía, las edificaciones consumen más del 30% de la energía en todo el mundo. Además, para el 2050, Centroamérica y América del Sur serán responsables de casi el 6% del uso mundial de energía en edificaciones: un 40% más de lo que se consume actualmente (Brijaldo, 2021).


En la actualidad, hay un gran interés en implementar estrategias de eficiencia energética sin sacrificar la comodidad de las construcciones. En esta línea, proponemos 4 maneras de ahorrar energía en el diseño arquitectónico y la construcción.



4 formas de ahorrar energía en estas industrias


Para un verdadero compromiso ambiental es imprescindible conocer los modos de ahorrar en la edificación. Principalmente, mediante el uso de fuentes renovables y llevando a cabo un buen aprovechamiento de recursos.


En Colombia existe desde el 2015 la resolución 549 del Ministerio de Vivienda, que da los lineamientos para la construcción sostenible, con una guía para ahorrar agua y energía en las edificaciones.


En Bogotá, por ejemplo, se ha implementado el Programa Acelerador de Eficiencia Energética en Edificaciones, que pretende un ahorro del 20% en energía y 30% en agua en todas las edificaciones construidas a partir del 2018 (Brijaldo, 2021). A continuación, te damos algunas ideas para ahorrar energía en las construcciones.



1. Diseñar viviendas o edificaciones con técnicas bioclimáticas

Se trata de edificios que puedan aprovechar la energía solar. Una vivienda pasiva se construye tomando en cuenta el recorrido del sol, de forma que siempre entra luz en ella. Así, de día, no hace falta encender bombillas y se puede ahorrar energía (Molins Design, 2019).


Las fachadas ventiladas (de piedra natural, por ejemplo) dejan una cámara de aire entre la fachada y el cerramiento. De esta manera, se ventila la zona exterior del edificio. Así se regula la temperatura en el interior.


Las técnicas constructivas de arquitectura sostenible o técnicas bioclimáticas ayudan a reducir el ahorro energético de los edificios. Implican elegir bien el emplazamiento, la orientación o los materiales constructivos. También, el diseño compacto, sin demasiados salientes o zonas abiertas, consigue reducir la demanda de energía (Cupa Stone, 2016).


2. Utilizar fuentes de energía renovables: por ejemplo, instalar paneles solares

La instalación de placas solares aprovecha la energía solar para convertirla en electricidad. Así, se consigue un autoconsumo con poco impacto ambiental. Además, permite ahorrar a corto y largo plazo, reduciendo lo que se paga en la factura de electricidad (García, 2022).



3. Reducir el uso de combustibles fósiles para ahorrar energí

La reducción de emisiones por la utilización de combustibles fósiles se consigue con energías renovables como la solar (paneles solares térmicos que calientan agua y fotovoltaicos que generan electricidad), la biomasa o la geotérmica (bombas de calor geotérmicas) (Arquitectura Sostenible, s.f.). Esta es una gran idea para implementar en tus proyectos arquitectónicos.


4. Mejorar el aislamiento térmico

Una vivienda con aislamiento térmico puede ahorrar energía al punto de reducir grandes costos en la factura de la luz. Si se actúa sobre la fachada, se reduce el consumo energético y mejora el confort de los edificios.


Es importante aislar adecuadamente los puentes térmicos que se producen en encuentros con pilares o forjados. Esto se hace no situando las vigas enrasadas con la fachada por su parte exterior sino rehundidos para protegerlas con un aislante térmico exterior. Así se evitan condensaciones, humedad y moho en el interior (Cupa Stone, 2016).


En definitiva, hemos dejado claro que una de las razones por las que un edificio pierde energía es su arquitectura. Por eso, cada vez más personas se interesan por la arquitectura eficiente y la construcción de casas pasivas. Anímate a usar estas claves para proyectar un diseño arquitectónico sostenible y fomentar el cuidado del medioambiente (Molins Design, 2019).



 

No te pierdas ninguna actualización sobre nuestro contenido en el blog y en redes sociales.


Encuéntranos como:

Regístrate en nuestro sitio web y comenta en nuestras publicaciones, nuestro equipo de expertos quiere hablar contigo y asesorarte.

477 visualizaciones0 comentarios
bottom of page