top of page

Ahorrar agua: ¿cómo influye en la construcción?

Actualizado: 11 abr 2023

El cuidado del medio ambiente es un tema que se ha vuelto cada vez más importante en la sociedad. No se trata de una problemática que abarque únicamente a un sector social, sino que afecta a varias industrias, como la arquitectura. Pues bien, una de las principales cuestiones que hay que abordar es la posibilidad de ahorrar agua.


Así, ¿sabías que hay varios procesos de la construcción que implican un consumo de este recurso? Por ejemplo:

  • La producción de materiales: todos los materiales necesarios para la construcción de una vivienda implican un consumo de agua, como ocurre con el hormigón.

  • La ejecución de una obra: para poner ese hormigón, también se va a necesitar agua. Del mismo modo, se emplea para probar las instalaciones hidráulicas, por ejemplo.

  • Uso de las instalaciones: al fin y al cabo, usar las instalaciones implica gastar agua. Por ejemplo, a la hora de utilizar las griferías, los habitantes de una vivienda consumirán agua.

Es decir, toda la etapa de la producción, construcción y utilización de una vivienda implica un consumo de agua. Ahora bien, ¿es posible reducir el uso y evitar los desperdicios? La respuesta es sí. Aquí te contaremos lo que debes tener en cuenta sobre esta problemática.


¿Cuánta agua se consume en la construcción?


Primero, es fundamental considerar el gasto de agua correspondiente a esta industria. Por ejemplo, según el profesor Dubravic Alaiza, de la Universidad Autónoma Juan Misael Saracho de Tarija, para construir una vivienda se necesitan más de 684 litros de agua (La Voz, 2020). Ahora bien, ¿cómo se dividen estos gastos?


Pues bien, el principal se refiere al proceso o material, que implica un 61%, aproximadamente. Luego se utiliza como componente imprescindible, con un 22% del gasto total. Después, la tipología auxiliar refiere a unos 14%, mientras que el empleo o los controles de pruebas solamente afecta en un 2%, aproximadamente (La Voz, 2020).


¿Cómo se puede ahorrar agua en esta industria?


A continuación, te explicaremos cómo se puede ahorrar agua en el sector de la arquitectura y el diseño:


Ahorrar agua con el diseño de tuberías con larga vida útil

Establecer unas tuberías funcionales implica considerar que puedan tener una larga resistencia. Para esto, es fundamental que no sean afectadas por la corrosión. Así, algunos plásticos pueden ser más robustos que el hormigón y los metales ante distintos ácidos de las aguas residuales agresivas.


Como resultado, algunas tuberías tienen una vida útil de más de 150 años. Por eso, elegir las de mayor calidad implicará que se podrá aumentar la resistencia ante cualquier avería. A su vez, esto fomentará la posibilidad de reservar agua, ya que no habrá pérdidas por ningún lado.


Elección de griferías con menos desperdicio

Para ahorrar agua, es clave que puedas elegir las griferías adecuadas. Una buena opción puede ser la de instalar griferías con reducción de la cantidad emitida. Básicamente, permite ofrecer un caudal más bajo en su posición normal de apertura, pero sin afectar al confort.


Es decir, las griferías normales no están destinadas para regular la potencia del chorro, lo cual implica un enorme desperdicio de agua. Algunos casos específicos pueden ser las griferías monomando que se apagan automáticamente tras cierto tiempo para que el flujo de agua no sea constante.


Implementar tecnologías sostenibles para ahorrar agua

En general, puedes implementar muchas tecnologías sostenibles para evitar el desperdicio. Por ejemplo, un reutilizador de agua de la lluvia, las duchas eficientes o los propios aireadores para grifos. Lo importante es que sepas que las tecnologías hídricas pueden influir positivamente sobre el consumo de agua a través de sistemas de autorregulación sobre el flujo.


Adecuado diseño del paisajismo

El propio diseño del jardín puede influir notablemente sobre el ahorro de agua. Por ejemplo, elegir algunas plantas tapizantes, como el trébol rojo, la verbena o la capuchina, reducen la cantidad de agua evaporada, favoreciendo la humedad. Además, deberías regar a la última hora de la tarde para bajar la evaporación.


Realización de estudios previos para revisar la contaminación y el flujo de agua

Para ahorrar agua es fundamental realizar una buena planificación e investigación sobre la contaminación y el flujo de agua. O sea, si el agua está contaminada, habrá mayor cantidad de desperdicios. Lo mismo si el flujo del agua es demasiado alto: se derrochará agua que no se utilizará. Si lo evalúas a tiempo, podrás mejorar problemas y evitar un gasto excesivo.

En definitiva, has visto que es completamente posible ahorrar agua desde el propio diseño y arquitectura de una vivienda. Es necesario conseguirlo no solo para el medio ambiente, sino también para reducir gastos. ¡Esperamos que esta información te haya sido de utilidad!


 

No te pierdas ninguna actualización sobre nuestro contenido en el blog y en redes sociales.


Encuéntranos como:

Regístrate en nuestro sitio web y comenta en nuestras publicaciones, nuestro equipo de expertos quiere hablar contigo y asesorarte.

737 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page