top of page

Tipos de texturas para darle personalidad a tu hogar

Actualizado: 29 mar 2023

Es fundamental considerar distintos tipos de texturas en el proceso de diseño y decoración de tu hogar. Su papel es decisivo pues no se limita a lo estético, sino que también aportan personalidad a cada espacio.


La singularidad de los lugares se construye con los detalles. Las texturas harán únicas las superficies de tus ambientes. Veamos cómo puedes integrarlas al estilo de tu decoración, teniendo en cuenta los materiales, los colores, el espacio y el diseño.



5 tipos de texturas para las superficies de tu hogar


Podemos percibir el mundo que nos rodea gracias a los sentidos. Es por eso que las texturas son una oportunidad para explorar distintas sensaciones y crear una nueva realidad.


Descubre 5 tipos de texturas y conoce algunos tips para usarlas en tu hogar.


1. Texturas funcionales

Son aquellas que combinan belleza y practicidad en distintos usos cotidianos. Ayudan a que la decoración cumpla un doble propósito: vestir el hogar y dar comodidad para la vida diaria.


El diseño textil tiene mucho para ofrecernos en este caso. Cortinas, alfombras, tapetes, almohadones y tapizados para muebles pueden aprovechar estas texturas (Dezeen, 2022).


Si bien hay infinitas posibilidades de combinación, es importante mantener un criterio armónico y evitar recargar los espacios. Por ejemplo, si eliges texturas pesadas y estampados para todos los muebles y los sectores, tus ambientes parecerán más pequeños de lo que en realidad son.


Define una gama de colores y úsala experimentando con diferentes texturas. Por ejemplo, si prefieres el estilo nórdico, puedes colocar una alfombra de piel sintética blanca que combine con cortinas de lino en color crudo.



2. Texturas geométricas

Son las texturas que siguen un patrón geométrico en las superficies donde aparecen. Presentan cierta regularidad y una distribución organizada. Si bien llevan varias décadas en uso, todavía las asociamos con una atmósfera futurista o de vanguardia.


Con frecuencia, estos tipos de texturas se aplican en objetos de decoración dado su carácter puramente ornamental. Se usan, por ejemplo, en una sección de pared que permite sectorizar espacios, en las cerámicas del baño o la cocina, en baldosas e incluso en cuadros en las paredes.


Por lo general, las distintas caras de las figuras geométricas se expresan en una paleta de colores con contrastes, para destacar sus formas.



3. Texturas suaves y sedosas

Estos tipos de texturas ofrecen una gran sensación de confort, que caracteriza el placer de estar en casa. Lo suave y agradable al tacto está presente en diversos materiales y objetos, como alfombras, cojines, revestimientos de sillones, mantas y cortinas. Cobran un mayor protagonismo en invierno, cuando pasamos más tiempo en el hogar y buscamos conservar la temperatura interior.


No obstante, podemos ir más allá de los textiles. Existen materiales como el vidrio templado, la piedra pulida y el acero que también tienen un acabado suave. Su cualidad más distintiva es la elegancia que su sencillez confiere a cualquier ambiente.



4. Texturas rugosas

Es uno de los tipos de texturas favoritos para exteriores y ofrece un aspecto rústico. Aquí, los materiales de construcción se presentan puros y simples, preservando sus cualidades originales a la vista y al tacto. Suelen aplicarse tal como se han extraído de la naturaleza, al contrario de lo que sucede con las texturas geométricas, creadas por el hombre.


Podemos apreciar estas texturas en paredes y muros sin revocar, y en frentes y caminos de cemento. También se utilizan en construcciones tradicionales de ladrillo visto y en propuestas más modernas como los pisos de piedra.



5. Texturas naturales

Los materiales naturales están entre los favoritos de la decoración de interiores y la arquitectura moderna. Se han puesto de moda, sobre todo, por la influencia de estilos como el nórdico o el japandí.


La madera, la piedra, el lino, el mimbre y el ratán están entre estos tipos de texturas. Algunos son suaves al tacto y otros, marcadamente ásperos. Sus usos y acabados son muy diversos.


Por ejemplo, la piedra se utiliza en revestimientos exteriores y chimeneas; la madera, suele ser protagonista en muebles y pisos. Un mármol suave puede ser ideal para la cocina o la mesa del comedor. Los tejidos destacan en cortinas, alfombras y tapices, mientras que otras fibras suelen utilizarse para elementos accesorios como mesas de jardín, lámparas o cestos.


Incorporar distintos tipos de texturas es una forma de añadir versatilidad y un toque de buen gusto a los espacios de tu hogar. Permítete jugar con distintas posibilidades, conservando la armonía, sin dejar de lado tu estilo personal. Recuerda que las mejores cosas se reconocen por los detalles.



 

No te pierdas ninguna actualización sobre nuestro contenido en el blog y en redes sociales.


Encuéntranos como:

Regístrate en nuestro sitio web y comenta en nuestras publicaciones, nuestro equipo de expertos quiere hablar contigo y asesorarte.

9044 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page