top of page

Materiales de construcción: clasificación, usos y estilos

Actualizado: 29 mar 2023

Los materiales de construcción deben elegirse según diversos aspectos de la obra a desarrollar. Entre ellos, el tipo de proyecto que se tenga, la resistencia que se busque, la estética deseada y la funcionalidad. Cada uno de ellos ofrece ventajas y desventajas; como así también, van mejor en un estilo arquitectónico determinado. ¿Cómo se clasifican y cuáles son sus principales características?


Clasificación de los materiales de construcción

A la hora de construir, ampliar o refaccionar una vivienda o cualquier otro edificio, contamos con un interesante abanico de opciones en materiales para elegir. Veamos cuáles son las alternativas disponibles, para qué sirve cada una, cómo son sus acabados y qué impacto pueden tener sobre la salud.


Pétreos

Como su nombre lo indica, provienen de las rocas naturales, la piedra y sus derivados. Entre los más utilizados para construcción, se encuentran el mármol, la roca caliza, el granito y la pizarra. También entran en este grupo los áridos, formados por una gran cantidad de piedras de distintos tamaños; por ejemplo, la grava.


El primer lugar donde solemos ver estos materiales de construcción, es en los mesones de la cocina y el lavamanos. Además, los acabados pétreos suelen ser protagonistas de la fachada de las construcciones más modernas. Hoy no es raro ver muros, paredes completas o parte de ellas con un impactante revestimiento en piedra.


Sin embargo, no solo se usa con fines de ornamentación. También tiene otras aplicaciones básicas para la construcción como la elaboración de cemento, pavimento y hormigón. Así, los elementos pétreos son la base de suelos, carreteras y paredones. Por ejemplo, el canto rodado o guijarro, una piedra pequeña de superficie pulida.


La piedra es un material noble, duradero y que requiere poco mantenimiento. La arquitectura de vanguardia lo tiene como uno de sus elementos favoritos. Líneas rectas, superficies lisas, acabados de aspecto pulcro y elegante: la piedra va muy bien en estilos como el industrial, el étnico y el natural.


Si quieres disfrutar de la presencia que da la piedra sin gastar tanto dinero, recurre a los revestimientos pétreos en lugar de usar bloques enteros de este material. Son mucho más económicos y fáciles de instalar.


Materiales de construcción cerámicos

El grupo incluye arcillas de origen natural que son moldeadas y cocidas a altas temperaturas. Están presentes en secciones básicas de cualquier construcción, como los ladrillos de las paredes, las baldosas del piso, los lavamanos cerámicos, los azulejos de la cocina y el baño.


También, la loza sanitaria y las tejas del techo. En general, los cerámicos son duros y resistentes. Asimismo, ofrecen un excelente aislamiento térmico, acústico y frente al agua.

Los cerámicos son modificados de acuerdo con el efecto estético que se desee obtener. Así, pueden ofrecer una gran variedad de colores, texturas y patrones de dibujo. Gracias a ello, se adaptan a estilos arquitectónicos muy diferentes y a las necesidades que se presentan en cada ambiente.


Por ejemplo, la cerámica puede tener acabados vítreos. Cuando una pieza es cocinada y pintada con esmalte, su acabado superficial es similar al de un vidrio o espejo. Esto es ideal para una fácil limpieza.


Otro de los materiales de construcción de tipo cerámico más populares es el ladrillo. Fabricado con arcilla cocida, posee cualidades que lo han convertido en la opción tradicional de la arquitectura. Ofrece alta resistencia al fuego y a la humedad; además es un excelente regulador de la temperatura. Las paredes de ladrillo visto, combinadas con marcos y puertas de madera y rejas o portones de hierro, son la propuesta segura para una vivienda clásica y de aspecto señorial.


El ladrillo, como está hecho de barro, es uno de los materiales más económicos para construcción. En otros cerámicos la gama de precios es muy variada, pues depende de la calidad y del trabajo de color, formas y texturas de cada pieza.


Vidrios

El vidrio se obtiene combinando arena con carbonato de sodio y cal a altas temperaturas (por encima de los 1500 ° C). El material base se puede colorar añadiendo óxidos metálicos. Hay muchos tintes y películas que se pueden usar para darle una tonalidad al vidrio o hacerlo polarizado.


Se utiliza principalmente en ventanas y puertas ventanas, ya que permite el paso de la luz del sol. La arquitectura moderna privilegia el uso del vidrio en ventanales enormes, que muchas veces van del piso al techo. Su objetivo es brindar sensación de amplitud a los espacios y aprovechar la iluminación y el calor naturales.


Pero es importante implementarlo con cuidado, pues puede quebrarse en trozos cortantes. Por otra parte, se deben utilizar cortinas que regulen la visibilidad hacia el interior para ofrecer intimidad y seguridad.


El vidrio es un material bastante costoso, y por eso en muchos casos se lo reemplaza por el acrílico. Ofrece un aspecto muy similar, pero es más resistente y hasta un 60 % más barato.


Metálicos

Este tipo de materiales se extraen de minerales presentes en el metal. Tradicionalmente se los clasifica en:

  • Ferrosos: contienen alguna proporción de hierro. Los más conocidos son el hierro y el acero.

  • No ferrosos: no incluyen hierro entre sus componentes. Ejemplos conocidos son el aluminio y el cobre.

Son elementos con múltiples usos en la construcción de viviendas y edificios. A nivel estructural, se emplean en las vigas, las chapas del techo. También, como malla para contener bloques de cemento, yeso u otros materiales. Y ofrecen mayor durabilidad que la madera. En exteriores suelen utilizarse en rejas y portones, con fines ornamentales y de protección.


Dentro del grupo de los materiales metálicos, el acero industrial es la alternativa más económica. Pero existen otras mucho más caras y tradicionales como el hierro forjado. El cobre y el aluminio, que se usan, por ejemplo, en grifería, picaportes y circuitos eléctricos, son materiales más baratos.


Maderas

Proveniente de muchas especies de árboles, la madera es uno de los materiales de construcción más útiles y apreciados. Tiene una gran versatilidad, ya que se utiliza desde la carpintería de puertas y ventanas, hasta los pisos, los techos e, incluso, las paredes, dependiendo del tipo de construcción.


Resulta un buen aislante, aunque puede absorber el agua e hincharse si no se la impermeabiliza con la pintura adecuada. Su aspecto cálido y su origen natural la han convertido en una de las bases de la arquitectura ecológica. Va muy bien con el estilo rústico moderno y el nórdico, este último con maderas pintadas de blanco.


Este material puede dividirse en dos subtipos, de acuerdo a su composición y características:

  1. Maderas maderas: es la madera propiamente dicha, aquella que proviene directamente de los árboles. Este material no se hincha por la humedad, pero sí puede empezarse a podrir. Para evitarlo, puedes utilizar un buen sellador que repela el agua.

  2. Aglomerados: simulan madera genuina, pero no lo son; por ejemplo, el MDF y el triplex. Pueden hincharse al estar en contacto con agua o en un ambiente con alta humedad. En estos casos, es útil usar RH Desarrollo y Calidad Mosaico Grava.

La madera, en general, es uno de los materiales de construcción más costosos. De todas formas, el mercado ofrece muchas calidades y precios. Por ejemplo, el roble es una de las maderas más nobles y caras, mientras que el pino es mucho más común y accesible.


Materiales de construcción compuestos

Como su nombre lo indica, están formados por una combinación de distintos materiales, sumando las cualidades de cada uno de ellos. Dentro de los materiales de construcción compuestos más utilizados existen:

  • Hormigón: incluye cemento, áridos (piedras de distintos tamaños) y agua.

  • Mortero: combina arena, cemento y agua.

  • Mezclas asfálticas.

  • Arena cementada: se basa en materiales granulares como los del lecho de los ríos, a los que se les agrega cemento y agua.

Actualmente ha ganado terreno la construcción de viviendas con bloques de hormigón armado. Son elaborados con arena fina triturada o piedras pequeñas. Permiten montar una casa rápidamente, pero con mejores resultados que en las prefabricadas de madera.


Además, también se puede optar por el hormigón impreso para el suelo, la galería o los caminos del patio. Este material es modificado con tinturas y patrones de dibujo para ser usado como pavimento con fines ornamentales. En líneas generales, el cemento y el hormigón son los favoritos del estilo industrial.


Los materiales de construcción compuestos han sido intervenidos químicamente, por lo cual podrían emanar sustancias tóxicas para la salud. También se debe considerar que el cemento y el hormigón rezuman humedad. Por eso es fundamental cuidarse al usarlos evitar problemas respiratorios por la exposición prolongada.


En cuestión de precios, el concreto es el material más accesible. Muchas fábricas, centros comerciales y viviendas lo utilizan tanto en paredes como en pisos, en reemplazo de las baldosas cerámicas.


Plásticos usados como materiales de construcción

En las últimas décadas, los plásticos han desplazado a otros materiales como el metal debido a su menor costo y su gran durabilidad. Son elementos de origen orgánico, formados por macromoléculas de átomos de carbono.


En la actualidad, son muy utilizados para la grifería y las cañerías internas que conducen agua y gas. El mercado también ofrece pisos plastificados que simulan ser cerámicos, pero que resultan económicos, livianos y resistentes al daño.


Es importante tener en cuenta que los plásticos provienen de hidrocarburos como el petróleo, que pasan por procesos de transformación química. Por eso es importante considerar que la exposición prolongada podría llegar a afectar la salud y, además, su producción tiene importantes efectos ambientales (Ecohabitar, s. f.).


Los plásticos son la opción más común para reducir los costos de la construcción. Suelen reemplazar la grifería, algunos accesorios del baño, las cañerías y el soporte de muchos circuitos eléctricos, todos componentes que solían fabricarse en metal o cerámico.


Aglutinantes

Son pocos y tienen una función muy específica. Se trata de ingredientes que, mezclados con agua, se alteran químicamente provocando un efecto aglutinante. Son usados para unir o pegar otros materiales de construcción. Los ejemplos más comunes y ampliamente utilizados son el cemento y el yeso.


A veces el cemento se utiliza en bloques elaborados con cenizas de carbón. Son muy ligeros y versátiles, aunque no ofrecen la misma resistencia ni durabilidad que los bloques de hormigón. En general, se trata de materiales económicos y su peso en el presupuesto de una construcción es más limitado.


Además de utilizar estos materiales combinando distintas posibilidades, la arquitectura moderna también se apoya en recursos de ingeniería de avanzada. Por ejemplo, con ventanas aislantes del sonido y la temperatura, películas protectoras en vidrios y pisos, o sistemas de seguridad en vigas y techos.


Elegir adecuadamente los materiales de construcción es fundamental para desarrollar un proyecto exitoso. Ya sea que estés remodelando tu casa, ampliándola o levantándola desde cero, ten en cuenta esta información para emprender. Te ayudará a tomar una mejor decisión y obtener resultados óptimos.



 

No te pierdas ninguna actualización sobre nuestro contenido en el blog y en redes sociales.


Encuéntranos como:

Regístrate en nuestro sitio web y comenta en nuestras publicaciones, nuestro equipo de expertos quiere hablar contigo y asesorarte.

5799 visualizaciones1 comentario

1 Comment


Muy buena guía para saber sobre los diferentes tipos de materiales de construcción. En https://doblon.com.co/ he encontrado materiales y herramientas de excelente calidad para mis proyectos de construcción. Visita su sitio web y conócelos!

Like
bottom of page