top of page

Tipos de estructuras: características y aplicaciones

Actualizado: 11 abr 2023

Iniciar una construcción acarrea una gran variedad de decisiones fundamentales. Una de las más críticas es la estructura que se utilizará para producir una obra arquitectónica útil y segura. Por eso, te contamos lo fundamental sobre los distintos tipos de estructuras de construcción.


Consideraciones para elegir estructuras

La estructura es la parte resistente de una obra, pues absorbe las acciones del entorno y las transmite al suelo. Así que debe estar lista para resistir gravedad, movimientos sísmicos, vendavales, vibraciones de vehículos y el peso de personas y mobiliario (Arquitectura Pura, s.f.).


Existen diversos factores a considerar al momento de seleccionar una estructura. Los principales incluyen (Harman, 20201. LetsBuild, 2019. Lloyd, 2020):

  • Propósito y tamaño de la estructura.

  • Limitantes de la carga.

  • Tiempo proyectado para completar la obra.

  • Especificaciones de diseño.

  • Locación.

  • Integración con arquitectura e interiores.

  • Costo general de la obra, que incluye materiales de construcción y mano de obra.

Con tales factores en mente, a continuación, conoce las diferentes estructuras que puedes utilizar.


Tipos de estructuras masivas

Se construyen acumulando de manera compacta grandes cantidades de material. Usualmente, se trata de grandes piezas o bloques, o de un material continuo, como el hormigón. Su gran masa y solidez les permite a soportar las cargas. Además, tienen una base más ancha que sus partes superiores para soportar el peso.


Adinteladas

Se construyen con dinteles, es decir, piezas horizontales de materiales de resistencia media apoyadas sobre dos soportes verticales. De este modo, transmiten esfuerzos mediante flexión. Son fáciles de crear y pueden formar construcciones techadas amplias. Sin embargo, los huecos formados por los dinteles sobre los soportes no pueden ser muy amplios, ya que, en caso contrario, se colapsaría.


Tipos de estructuras abovedadas y cúpulas

Las estructuras abovedadas emplean arcos, bóvedas y cúpulas para cubrir espacios muy amplios. Los arcos pueden hacerse con piezas pequeñas que transmiten las cargas superiores hacia los puntos de apoyo mediante esfuerzos de compresión. Los materiales naturales como la piedra son útiles para hacer arcos, porque resisten muy bien la compresión.


Una secuencia de arcos que sigue una dirección forma una bóveda. Esta distribuye cargas en un plano curvo hacia soportes continuos. Por su parte, en las cúpulas, los arcos siguen una trayectoria circular y reparten las cargas usando un plano doblemente curvado. Ambos funcionan a compresión.


Entramadas

Se construyen con la unión rígida de elementos verticales y horizontales, para formar un armazón. Usualmente, se usan pilares, vigas y forjados, y soportan fuerzas de compresión y flexión. Además, pueden estar hechas de metal, hormigón armado o distintos tipos de madera.


Colgantes

Sus elementos estructurales están sometidos a tracción, como cables tensores. Así, parte de la construcción está suspendida desde arriba y no apoyada en el suelo.


Tipos de estructuras trianguladas

Se usan barras unidas en patrones triangulares que crean una estructura estática y susceptible solo a esfuerzos de tracción o compresión. Así se aprovecha la capacidad resistente del material.


Estos son algunos tipos de estructuras que se pueden implementar en una construcción. Cada uno aporta diferentes atributos para crear obras arquitectónicas que concilien la funcionalidad con la creatividad.

 

No te pierdas ninguna actualización sobre nuestro contenido en el blog y en redes sociales.


Encuéntranos como:

Regístrate en nuestro sitio web y comenta en nuestras publicaciones, nuestro equipo de expertos quiere hablar contigo y asesorarte.

2482 visualizaciones0 comentarios

Entradas recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page