top of page

Mampostería estructural: ¡Aquí las claves para su aplicación!

Actualizado: 16 jun 2023

¿Te has preguntado alguna vez cómo se construyen los edificios que nos rodean? Gracias a la versatilidad de la mampostería estructural, contamos con una técnica de construcción que ha sido utilizada durante siglos y que sigue siendo popular hoy en día. ¿Quieres saber por qué debes emplearla y disfrutar de sus beneficios?


Uno de los registros más antiguos data del año 7000 a.C (Toledo, 2022). Desde los templos egipcios hasta los modernos rascacielos, la mampostería estructural ha demostrado ser una técnica de construcción versátil y eficiente. Veamos a continuación las razones de esta afirmación.


¿Qué es la mampostería estructural?


Es un método constructivo en el que los muros del edificio tienen una función portante y autoportante. Están hechos de unidades de mampostería apiladas en capas. Combina la funcionalidad y la estética, manejando bloques de mampostería para crear edificios duraderos y restaurar casas con una apariencia única y elegante (Martino, 2021).


Entre algunas de sus particularidades, se encuentran:


  1. Primero, la carga del edificio se distribuye uniformemente a través de las paredes hasta los cimientos y finalmente al suelo.

  2. Segundo, la conexión de las unidades de mampostería se realiza mediante mortero y refuerzos de acero. Ello influye significativamente en las propiedades mecánicas del muro y en su capacidad para resistir fuerzas activas.


Algunos de los materiales empleados para alcanzar este objetivo son:

  • El ladrillo.

  • La piedra.

  • El hormigón celular.

  • La cerámica.


Ventajas de la mampostería estructural

Esta técnica de construcción ofrece numerosas ventajas. Unas de ellas es la integración de los sistemas eléctricos y de agua dentro de la estructura del edificio, lo que ahorra tiempo y dinero en la construcción (Martino, 2021).

Otras bondades a destacar son:


  1. Resistencia y durabilidad: las paredes de este material actúan como elementos estructurales, lo que significa que no se necesitan columnas y vigas de soporte adicionales. Además, son resistentes a los cambios climáticos y tienen una larga vida útil.

  2. Ahorro de costos: puede ser más económica que otros sistemas estructurales debido a los materiales utilizados. Estos son bloques de concreto o ladrillos, relativamente económicos y pueden ser producidos localmente.

  3. Aislamiento térmico y acústico: funciona similar a los materiales aislantes. Esto significa que los edificios construidos con esta técnica pueden ser más eficientes en términos de energía y más silenciosos.

  4. Versatilidad y flexibilidad: se puede usar para crear una amplia variedad de diseños, desde edificios modernos hasta estructuras históricas y monumentales.


Partes que componen la mampostería estructural

La mampostería estructural de acuerdo con Islas (2022), está compuesta por las siguientes partes:

  • Unidades de mampostería: como bloques, ladrillos o piedras.

  • Mortero: es una mezcla de cemento, arena y agua que se utiliza para unir las unidades de mampostería.

  • Refuerzos de acero: son barras de acero que se colocan en los puntos de mayor tensión de la estructura.

  • Cimientos: son la base de la estructura y se encargan de transmitir las cargas de la construcción al suelo.


¿Cómo ejecutarla con éxito?

En este aspecto, Souza (2020) expone que para alcanzar el éxito, todo dependerá de la forma y disposición de los muros estructurales. Entonces, estos deben ser capaces de soportar tanto el peso propio de la estructura así como con las cargas verticales y laterales.


Para lograrlo, los pasos básicos son:

  1. Antes de comenzar cualquier trabajo, el terreno debe estar nivelado y compactado para asegurar una base sólida y estable.

  2. Ubicar los refuerzos de acero en los puntos donde se espera mayor tensión. Los dinteles pueden ser de gran utilidad.

  3. Instalar las hiladas. Se van colocando una encima de la otra. Deben alinearse para evitar desniveles y deformaciones en la estructura. Emplear mortero para unir las unidades de mampostería.

  4. Armado y fundido de las placas o vigas. Estos se pueden armar con barras de acero y luego se funden con concreto para asegurar su estabilidad y resistencia.

  5. Se deben realizar inspecciones y pruebas para asegurar la calidad de la estructura de acuerdo a lo diseñado.

  6. Es importante proteger la estructura de factores como el agua y la humedad. Esto se puede conseguir mediante la aplicación de un revestimiento de impermeabilización y sellado de juntas y grietas para evitar la infiltración de agua.


¿Cómo lo aplicarás?

Es fundamental entender las partes que componen la estructura y seguir las especificaciones del diseño para garantizar una construcción segura y estable. ¡Atrévete a poner en práctica tus conocimientos y erigir una estructura de mampostería estructural exitosa!


 

No te pierdas ninguna actualización sobre nuestro contenido en el blog y en redes sociales.


Encuéntranos como:

Regístrate en nuestro sitio web y comenta en nuestras publicaciones, nuestro equipo de expertos quiere hablar contigo y asesorarte.

454 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page